Las personas, deportistas, líderes y empresas que aquí escribirán están pasando o ya han pasado  por un proceso de coaching en mi despacho.

Que te sirvan sus testimonios para darte el último empujón para confiar en la efectividad de esta bonita y enriquecedora profesión que es el coaching.

Muchas gracias a todos los que han querido, en estas breves líneas, compartir su experiencia trabajando juntos. El honor, siempre, fue y ha sido mío.

 

“Silvia

Silvia Albertí

Coordinadora de Call Center

”Ha pasado ya algún tiempo desde que empecé con las sesiones de Héctor. No me encontraba a gusto conmigo misma ni con los demás, mi vida estaba apagada y después de pasar por un bache no tenía ganas de nada.

Fue mi hermana la que me animó a empezar con Héctor, ella llevaba ya unos meses con él, y ha sido una grandísima recomendación.

Nunca me había sentido tan despierta como ahora y nunca había hecho tantas cosas como hago últimamente.

Él me ha ayudado a reencontrarme conmigo misma, me ha hecho ver mis aptitudes y me ha hecho valorar las cosas que más importan.

No tengo más que palabras de agradecimiento hacia él. ¡Muchas gracias Héctor!"

 

Enrique Dubois

Emprendedor de negocios en Internet

"Inmensamente agradecido. Así es como me siento por haber podido conocer a Héctor y haber asistido a tantas sesiones con él.

Hacía ya unos años que me había dado cuenta de que se me había agriado el carácter y de que ya no era tan feliz como solía ser. Sentía que por más que avanzara en mi carrera profesional, no disfrutaba del camino como antes y más importante que todo eso, que mi relación con los demás y conmigo mismo no me hacía feliz. 

 

Aún recuerdo la primera reunión a la que accedí tras superar el escudo del "yo no necesito esto" con el que se protegía mi ego asustado. Sentí ilusión y esperanza. ¡Por fin alguien me podría ayudar a recuperar al Kike de antes y a conectar más y mejor con los demás y conmigo mismo!

 

Y así es como fue: los primeros meses estuve asumiendo gran cantidad de información, conociendo las herramientas. Los siguientes meses fueron más prácticos, asimilando y aprendiendo a utilizarlas. 

 

A día de hoy, aunque aún me queda un largo camino por recorrer, he recuperado la frescura y felicidad que tenía hace años, he hecho las paces con el mundo y me siento más feliz."

Kike Dubois
 

Pau Sastre

Productor Musical

“Empecé a ser cliente de Héctor en noviembre del 2010. Debo decir que desde la primera sesión hasta el día de hoy, mi vida ha cambiado sustancialmente. A mejor. Hasta aquel momento solía tener la sensación de que la vida me iba guiando, cual caballo que avanza por el bosque con los ojos tapados. Fue a partir de esas sesiones que aprendí a ver por mí mismo y a entender mejor como funciona nuestra vida.

Tomé consciencia. Aunque solo fuera una poquita al principio. Esa misma consciencia me ayudó a estar más en paz, a conocerme más a mí mismo, a entender que todo lo que sucede ahí fuera nace primero dentro de uno y que solo nosotros somos los creadores de nuestra vida. Dos cosas hacen falta para asimilar todo eso, por un lado uno debe querer realizar el cambio, y por otro, hay que armarse de valor para iniciar el fabuloso viaje que es vivir tu propia vida.

El trabajo realizado de la mano de Héctor no se olvida. Cuando lo haces de verdad y de manera sincera, cada una de tus células absorbe el impacto y se prepara para continuar el juego en la siguiente pantalla, como si de un videojuego se tratase. Pero la buena noticia es la siguiente. Una vez realizas el cambio nunca vuelves atrás, siempre continúas hacia adelante, reforzado y renovado. Listo para todo lo que tenga que venir de aquí en adelante.

Sé que te he dado las gracias en innumerables ocasiones, pero debes saber que nunca serán suficientes.

Gracias, amigo Héctor.”

 

Caro Guiral

Vocal Coach y Vocalista Profesional

“Apunta, me dijo: “Si pongo X en el vacío, el vacío me dará situaciones para poder seguir poniendo X”.

Esta frase cambió mi vida en la primera sesión que tuve con Héctor.

Venía de sufrir una pérdida importante en mi vida y de pasar unas crisis de ansiedad que me habían tenido el último mes y medio de mi vida sin apenas poder comer y dormir. Mi compañero, que ya llevaba un tiempo haciendo su trabajo con Héctor, hizo un gran acto de amor recomendándome fervientemente que yo empezara también ese trabajo.

Y así fue.

Contacté con Héctor y siempre cuento que en la primera sesión se me fue la ansiedad totalmente. Por eso digo que esa sesión y esa frase me cambiaron la vida. Esa noche pude dormir con el corazón rebosante de esperanza y ganas de estar mejor… Y SIN ANSIEDAD. Y esto sólo fue el principio.

A lo largo de todo el trabajo que he hecho con este amigo-mago-guía hay muchas cosas en mi vida que han cambiado mucho.

He ganado en seguridad, confianza, autoestima, valor.

He aprendido que “detrás de cada dolor hay una falta de conocimiento”.

He alcanzado objetivos que no creía posibles o veía muy difíciles.

He suprimido la palabra “difícil” de mi diccionario.

He ganado mucha consciencia en el tema alimenticio.

Pero, sobre todas las cosas, me he acercado mucho a mí y me he conocido mucho más de lo esperable.

Por todo esto, agradezco y recomiendo a este canal que es Héctor y este trabajo que ofrece.

Además… lo que he llegado a llorar y a reír con él … ¡¡¡no tiene precio!!!!

¡Un abrazo y mucha luz para todos!”

“Caro
 

Cristina

Cristina Infinita

"…“¿Me podrías indicar hacia donde tengo que ir desde aquí?” pregunta Alicia. ”Eso depende de a dónde quieras llegar” responde el gato. “A mí no me importa demasiado a donde”-“En ese caso, da igual hacia donde vayas”-“Siempre que llegue a alguna parte”-“¡Oh! Siempre llegarás a alguna parte, si caminas lo suficiente”… Siempre me había fascinado el cuento de Alicia en el país de las Maravillas y fue el 30.10.2012 cuando conocí a Héctor Sanz y esta historia cobró más sentido.

Mi vida siempre me pareció aburrida, seguía su curso normal, sin milagros, sin sorpresas, viviendo en la comodidad de la rutina, del hoy como ayer y mañana como hoy…hasta que Héctor me enseñó a COGER las riendas y confeccionando MI PROPIA PELICULA, dejando de vivir la vida que me habían construido.

Descubrí que cada día podía ser una maravillosa aventura, siendo la dueña de MI VIDA. Limpié a fondo la alfombra de mi autoestima, que desde hacía tiempo estaba más que pisoteada. La saqué al balcón, la limpié y dije, ahora SI!! Aquí empieza mi NUEVA VIDA.

Al igual que Alicia siempre tuve el deseo palpable de volar, de ser otra, de traspasar los muros o detener el tiempo. Héctor me mostró que había muchos caminos, pero todos con un solo sentido: hacia delante. Yo me apoyaba mucho en lo sucedido, en mis creencias pasadas, pero Héctor me mostró que podía crear nuevas ideas, creencias, valores,… me dijo que si caminaba, llegaría al lugar donde deseaba estar, mi sueño, MI MUNDO.

Héctor mi dio las herramientas para formar mi propio país de las maravillas, dejando de suponer y permitiéndome sorprenderme. Descubrí la magia de la conciencia elevada, que junto a mi empeño por conseguir lo que me proponía, creé mi propia aventura.

Dejé la esclavitud del bienquedismo y del “lo haré” por complacer, le di libertad absoluta a mi mente, me divorcié del “...PERO…” y eliminé de mi círculo de amistades al “...ES QUE…”, dejé de quejarme y empecé a caminar por el camino que había elegido. Puede que encuentre muros, piedras en el camino…SIEMPRE TENEMOS JUSTO LO QUE NECESITAMOS PARA SEGUIR APRENDIENDO…Allí voy…Muchas gracias por todo HECTOR."

 

Miquel Ángel Mateu

"Del egoísmo al amor. Ese es el camino que me enseñó a escoger esta fantástica persona, Héctor Sanz (coach).

Al principio no entendía muy bien el significado de estas dos palabras , ni tan siquiera el camino que había entre ellas.

Él ha sido el “zahorí” que me ha ido indicando donde buscar ese pozo que todos tenemos y del cual podemos regar nuestra propia felicidad.

Él ha sido el que me ha ido indicando qué herramientas utilizar para cuidar ese bonito jardín que es la vida y poder ir quitando esas malas hierbas que no dejan crecer las maravillas que hay en cada uno de nosotros.

Él es quien me enseñó que soy yo quien puede caminar cuando alguna meta quieres alcanzar…con confianza.

Hoy sé que con mucha humildad, sabiendo que puedo estar equivocado y dejando de querer tener siempre la razón puedo llegar a lugares maravillosos.

Hoy sé que la vida es mucho más simple de lo que me enseñaron.

Hoy sé que comprendo más a las personas y situaciones que llegan a mi vida y con ello me respeto más.

Hoy sé quién soy y quién no quiero ser , dejando de sufrir por ello por no querer ver mi propia verdad.

Hoy sé que soy el director de mi propia película y que vivo un día a la vez, dando lo mejor de mí y eso me hace estar en paz.

A todo esto y mucho más….. hoy le llamo Amor …. antes le llamaba egoísmo.

Y sintiéndote así es cuando puedes ver que de lo que no tienes no puedes dar a otros…..

Muchas gracias , siempre te estaré eternamente agradecido por ser quien eres y por lo mucho que das…"

Miquel Ángel Mateu
 

pere mateu

Pere Mateu

"Bueno, son tantas las cosas que han cambiado y tantas las cosas que aprendo con Héctor que no sé por dónde empezar.

Hablando con un amigo me dijo que conocía a un Coach y que por favor fuera a verlo, que nunca me arrepentiría de haber ido. ¡Así fue! Eso me cambió la vida, la manera de ser, las creencias que me inculcaron...a veces necesitamos hacer un "reset" y empezar de nuevo.

Durante muchos años buscaba mi camino y no lo encontraba, hasta que gracias a Héctor y a base de trabajar mucho lo encontré, muchas cosas cambiaron, la manera de ser, ver las cosas de otra manera y una cosa importante: no tener miedo a nada.

Siempre he sido muy deportista, jugando al fútbol a alto nivel, pero la  gente y las cosas que viví me desanimaron y lo dejé. Héctor me hizo ver  y disfrutar de todo y no volver pensar en el pasado ni a desanimarme. Ejemplo: Gracias a él y a un buen trabajo, en el 2012 corrí una Ultra-Trail (correr por la montaña) de 107 km. Lo terminé y con un tiempo que no imaginaba nunca. Eso me dio fuerzas para pensar que cuando queremos algo, sea lo que sea lo podemos conseguir, con esfuerzo, ganas y trabajo TODO SE PUEDE CONSEGUIR.

Otro ejemplo, después de 12 años de dejar los estudios, he vuelto a empezar y con más ganas que nunca. 

Nadie dijo q sería fácil cambiar todo lo que no nos gusta de nosotros mismos pero os aseguro que no es imposible. Al principio se hace raro y difícil, pero siendo conscientes de lo que hacemos y con ganas de querer cambiar, se consigue.

Yo no sabía que yo tenía todas esas "herramientas" escondidas dentro de mí y que no usaba, ahora sé cómo y cuándo usarlas.

Podría estar horas y horas escribiendo cosas pero os dejo y os invito a que vosotros mismos descubráis lo maravilloso que es haber conocido y trabajar con Héctor.

Solo decir: ¡¡¡ GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, HÉCTOR !!!"

 

Txema Riquel

"Hola a todos :

Hace aproximadamente 3 meses que estoy trabajando con Héctor,  y todo gracias a un amigo común al cual le expliqué la necesidad de un cambio vital en mi mundo y él me dio un teléfono de contacto (frase que parece extraida de un  guión de película del realismo alemán de post-guerra). En cualquier caso, he iniciado un camino donde la visión de la vida tiene miradas diferentes y sobre todo muy enriquecedoras , al igual que hábitos adquiridos durante muchos años y que hay que modificar y en muchos casos destruir antes de que estos te modifiquen tu vida de manera inexorable. La visión del mundo, tanto a nivel personal, profesional, etc,  que estoy obteniendo gracias al trabajo con Héctor es muy gratificante y a la vez que seria y comprometida. Hay un tema que especialmente quiero resaltar, y es una "pequeña" relación que durante treinta y ocho (38) años he mantenido con una sustancia  llamada tabaco y que siempre pensé que formaba parte de mí, como mi costumbre de respirar , toser o simplemente mirar al infinito...gracias al trabajo con Héctor y a sus múltiples técnicas utilizadas conmigo hoy en día he dejado de fumar con una naturalidad que me parece proverbial, eso sí, sigo respirando y mirando al infinito.

Gracias Héctor, por todo lo conseguido hasta ahora y sobre todo por el futuro que nos espera."

 

JuanMi

"Llevo con Héctor cerca de 7 meses. Podría contar muchas cosas, pero en resumen: me ha cambiado totalmente la vida, en todos los aspectos. Creemos que sabemos mucho de la vida y no tenemos ni idea. Tenemos herramientas que desconocemos y son muy útiles día a día. En fin, si lo que queréis es mejorar en algún aspecto de vuestra vida, no dudéis en contactar con él. Saludos!"

 

Santiago Liébana Radó

"Saludos a todos y especialmente, por supuesto, a Héctor.

Llevo trabajando con él desde finales de la temporada pasada (hará prácticamente un año) y, sinceramente, tras todo este tiempo, creo que lo más importante es que no nos gusta conocernos a nosotros mismos. Y me explico.

Parece mentira lo fácil que resulta buscar y ver los errores de los demás, pero en ocasiones, es inexplicable que tengamos hábitos que vistos en otra persona no nos gustarían en absoluto y en nosotros no hacemos nada por modificarlos.

La clave se basa en 3 de los pasos que siempre comenta Héctor: Consciencia (y conciencia) de lo que debemos mejorar (que siempre es mucho), responsabilidad (y lo difícil que es decir adiós al “balones fuera”) y acción, ya que sin ella, los otros dos pasos no sirven de nada.

A partir de ahí, y en prácticamente todos los objetivos trazados llevado con éxito, he tenido la oportunidad de aprender a hacer de “cerrajero”. De probar una llave, otra, girar, intentarlo y acabar abriendo la puerta. Y dicho sea de paso, en los que me estoy quedando más rezagado, curiosamente, coinciden con los que menos he trabajado por ello.

Por lo tanto, creo que el trabajo con “coach” más que interesante es imprescindible. El otro día una alumna del curso me comentaba que no podía practicar porque “no tenía tiempo”. Necesitamos invertir más en mejorar nosotros mismos, desde hace tiempo lo he tomado como una tarea más de mi trabajo y de mi vida. Y por supuesto, acompañado de Héctor :)"

 

Tania Sedeño Jimenez

"DONDE ESTABA-DONDE ESTOY

Conocí a Héctor en una ponencia, hace 3 meses que formamos un equipo, empecé muy bien sin saber que era un coach y para que servia, en mi primera visita, me dijo que pidiera todo lo que quería cambiar en mi vida, buffff …(pensé), ¿como podía cambiar él todo lo que no me gustaba en mi vida? Ahora se que él no va a cambiar mi vida, él me da las herramientas para hacerlo, me motiva, y me guía, me potencia mis habilidades tanto en lo laboral como en lo personal, descubriendo que todo va unido, siempre está a mi lado ayudándome a crecer como persona y enseñándome a tener consciencia de todo, él es mi fan numero uno. – Hace tres meses sabía donde estaba ,pero ahora sé dónde quiero estar, ya estoy cada vez mas cerca así que…..,queda entonces , potenciar mis habilidades, trabajar en equipo y conquistar el mundo. El gran equipo formado por mi coach Héctor y yo."

 

Marga

"Mis sorprendentes “coincidencias”, a las que ahora ya no trato como tales, me llevaron hasta Héctor hace ya mas de un año. Yo sabía de los logros que se pueden alcanzar cuando se juntan la voluntad y el coaching por un amigo en común, que ahora es mi pareja. Aún así, me consideraba una persona fuerte y con las ideas claras, por lo que me costó decidirme a visitarle. Después de casi nueve meses de coaching puedo decir que, sigo siendo fuerte y sigo teniendo las ideas claras, y que, además ahora soy capaz de controlar esa fuerza, mis ideas y mis sentimientos, mi capacidad para racionalizarlo todo se ha visto incrementada muy considerablemente y eso, me ayuda en cualquier aspecto de mi vida, mi trabajo,mi familia,mi pareja. Lo que a mi me faltaba era eso, incrementar mi nivel de cosnciencia y darme cuenta de mis capacidades para conducir de una manera más racional mi vida, como quien conduce un coche, y eso ha sido posible gracias al acompañamiento de Héctor. Aprovecho para mandarte un fuerte abrazo !!"

 

Paloma

Paloma

"Desde pequeña he estado involucrada en el deporte y ahora, de mayor, cuando supe de la figura del “coach” me pareció fascinante el tema. Me puse a pensar en qué diferente habría sido mi carrera deportiva si hubiera tenido un coach. Probablemente, no solamente habría conseguido medallas de plata y bronce en campeonatos de España e internacionales, sino que…….creo que hoy en día no habría apartado el deporte de mi vida. A nivel profesional, llevo cinco años intentando conseguir un “sueño”. Por suerte, he aprendido a aprender de los errores y decidí buscar la ayuda de un coach para aumentar mi positivismo, tener más confianza en mí misma y convencerme de que puedo conseguirlo. Ha sido un acierto encontrar a Héctor. Este año lo consigo. No me cabe duda."

(Testimonio añadido después de haber conseguido un GRAN objetivo)

"Objetivo cumplido. Verdaderamente me llené de positivismo en cada examen. Hemos trabajado duro y al final ha dado su fruto. Todo llega a quien bien espera. Todo esfuerzo ha dado su recompensa y qué bien que sabe. Ahora ya puedo decir que este año lo he conseguido. ¡Ya soy funcionaria! Mi sueño cumplido………gracias por tu ilimitado apoyo. El 14 de noviembre de 2011 fue uno de los días más felices de mi vida. Gracias por estar ahí y creer en mí."

 

Moi Vilageliu

"Estoy trabajando con Héctor desde el verano pasado y muy satisfecho con su trabajo. Sí, digo con su trabajo porque con el mío no puedo decir que esté muy satisfecho. Estoy satisfecho, pero no “muy satisfecho”.

He estado un tiempo trabajando con él y creyendo que con las sesiones y poco más todo funcionaría, y la verdad es que con eso no basta, es imprescindible trabajar y mucho durante todo el día, todos los días, cada día de tu vida. ¿Es un trabajo duro? Yo diría que no se trata de eso, pero sí se trata de un trabajo constante, contínuo. Se trata de integrar, de sentir. Después de ese tiempo sin implicarme demasiado en el proceso y creyendo que por arte de magia todo se pondría en su lugar, cambiaron las cosas. Gracias a Héctor, a su ayuda, empecé a ser consciente de mi consciencia. Empecé a sentir que mi vida dependía de mí y de nada más, que mis pensamientos dependían de mi y de nada más. Empecé a entender que, a veces, tenemos demasiadas cosas en el inconsciente que intentan boicotearnos y no nos dejan avanzar, y que estas cosas, que nuestro subconsciente, con trabajo, con muchas ganas y con un buen guía, podemos transformarlo y moldearlo según nuestros propósitos. Somos lo que pensamos, y por tanto, pensemos bien. No dejemos que nuestra cabecita vaya por inercia hacia donde le plazca, si no que dirijamos nosotros nuestros pensamientos. Como me ha demostrado Héctor, la forma de conseguir esto es tener la consciencia bien elevada en toda situación. Si soy consciente de lo que está ocurriendo soy capaz de manejarlo. Si no lo soy no podré cambiar lo que no funciona.

Héctor me ha dado herramientas para gestionar mi consciencia, me ha dado información para aprender como hacerlo, me ha dado apoyo cuando necesitaba apoyo, me ha regañado cuando era necesario, me ha hecho motivarme cuando no lo estaba, me ha dado explicaciones cuando no entendía nada, y me ha dado mucho amor para lograrlo. Sin duda, Héctor conoce los límites que tenemos cada uno, y esos límites son que no tenemos más límites que los que nosotros nos pongamos.

Nada es casualidad, nada es por que sí, así que no es casualidad que estés leyendo esto, y muy probablemente estés preguntándote ¿que es el coaching? ¿lo necesito? ¿me iría bien hacer coaching?

A día de hoy el coaching es, para mí, una herramienta maravillosa para aprender a dar amor, a recibir amor, a ser amor, a formar parte de este Universo global donde no somos importantes como individuos sino como un todo. Es una manera de aprender a vivir este todo. Y si ese todo está aquí y ahora, si soy capaz de elevar mi consciencia muchísimo más de lo que creía que podía…

¿Por qué PREocuparnos de lo que podría ser? Ocupémonos de lo que somos.

Gracias Héctor.

Gracias por ayudarme a mejorar mi felicidad, a aprender, a avanzar. Te quiero. Un abrazo."

 

Miguel Rosselló

"Conocí a Héctor en una ponencia a través de Lifestudio, la verdad es que siempre me ha gustado la gente que destaca, que se arriesga y que se atreve con algo desconocido, y él reunió todas esas cosas en mí, así que decidí concertar una entrevista con él. Al principio no lo veía claro, dudaba, a pesar de que me inspiraba confianza de que me pudiera ayudar a mejorar mi vida, pero aposté por él como apostar por una inversión que con el tiempo me pudiera dar una rentabilidad o no. Increíblemente, desde la primera sesión hubo un cambio en mí y en mi entorno, que día a día a través de trabajo, disciplina y pensamiento positivo se ha ido consolidando hasta dónde  no lo sé, pero voy a seguir apostando por él, porque realmente su trabajo FUNCIONA."

 

Luis Robisco

"Hola a todos.

Soy músico profesional (guitarrista y productor musical) y billarista aficionado. En mi caso, ambas disciplinas están unidas por los lazos de la pasión. Es difícil expresar con palabras lo que siento cuando estoy en pleno éxtasis (más técnicamente conocido como fluencia, ¿no, Héctor?) en cualquiera de las dos vertientes. Es como “olvidarse” de todo y sólo estar absolutamente centrado en esas notas que tocar o en esas bolas que embocar. Lo percibo como una experiencia mística y me siento muy afortunado por haberla podido vivir.

Desde pequeño siempre tuve sueños. Sueños maravillosos. Sueños que me provocaban el intentar perfeccionar más y más mi nivel de guitarra y posteriormente mi nivel billarístico. La mayor parte de esos sueños, pudieron verse truncados por mi entorno: el mundo de la música es muy difícil, como vas a llegar a tocar como tal o cual, nunca podrás ser un gran jugador de billar, eso sólo es para unos pocos elegidos, etc. Pero mi parte más interior se negaba a sucumbir antes esas sentencias y a pesar de ello, seguía fiel a mis deseos soñadores.

La vida me concedió el don de la creatividad. Y surgieron mis primeras composiciones. Formé mi grupo musical y llegó el día en que grabé mi primer CD. Y llegaron los primeros conciertos. ¡¡Y ahí también llegaron mis primeros desconciertos!! Estaba haciendo lo que más me apetecía hacer en la vida y sufría. ¡Lo pasaba mal! Toda la vida estudiando y componiendo y cuando tengo la oportunidad de mostrarlo en actuaciones en directo, resulta que lo paso mal… Y no menos mal lo pasaba cuando empecé a participar en mis primeras competiciones de billar. Nervios, manos temblorosas, corazón acelerado… ¿¡¿¡Otra vez!?!? No puede ser, pensé… Pero sí, era una realidad. Sufría mucho practicando públicamente mis dos pasiones.

El caso es que empecé a investigar y descubrí que había profesionales que podían tratar estos síntomas. Existen psicólogos deportivos, psicólogos del alto rendimiento, coaches deportivos, coaches empresariales, coaches personales, etc. El “azar” (lo escribo entre comillas porque ya no creo en las casualidades) me llevó a una competición de billar a Palma de Mallorca. Y ahí me reencontré con un viejo conocido: Héctor (hoy ya un gran amigo) y me comentó que él trabajaba como coach. Y yo le pregunté entusiasmado: ¿me puedes ayudar con mis problemas al enfrentarme públicamente con mis dos pasiones? Y su respuesta fue clara y concisa: Sí.

Volví de Palma excitado con la idea de trabajar con él. Poco podía imaginar por aquél entonces, hace ya más de un año, como iba a cambiar mi vida gracias a trabajar con Héctor. Lo que yo creía iba a ser un trabajo de aprendizaje en rendir al 100% en condiciones extremas de presión, se convirtió en un trabajo personal y espiritual apasionante. Como bien dice Héctor, no existe un Luis Robisco músico, otro billarista, otro amigo, otro hermano, otro hijo… Existe un Luis Robisco integral. Y ese Luis Robisco, como consecuencia de lo que yo llamo herencias socio-culturales-educacionales, tiene (o me atrevo a decir que tenía) unos patrones mentales que, desgraciadamente, no “funcionaban”.

No puedo explicar todo lo que me ha enseñado Héctor, ¡¡¡necesitaría meses para hacerlo!!! (a parte de que podría quitarle clientes a Héctor… jejeje). Pero sí puedo decir que gracias a trabajar con él, mi manera de ver y entender la vida no tiene nada que ver con cómo lo hacía antes. Hoy sé que las riendas de mi vida están a mi alcance y que mi vida la puedo dirigir yo. Hoy sé que soy capaz de cualquier cosa que me proponga y que no tengo límites. Mis límites me los impongo yo. Hoy sé que lo importante en esta vida no son las cosas que me pasan sino como me las tomo. Hoy sé que para avanzar, para evolucionar, en ocasiones es necesario sentir dolor, pero el dolor no es malo, tal vez desagradable, pero no malo, ¡te ayuda a subir un peldaño o varios!

No ha sido un cambio fácil, hay que ponerse el mono de trabajo, remangarse y ponerse manos a la obra. Lo que sí afirmo con rotundidad es que el resultado vale la pena. Yo que me creía una persona feliz… ¡¡No tenía ni idea!! Y lo que me queda por aprender… Eso me parece fascinante :) Lo genial de todo esto es que el cambio necesario para creer en nosotros mismos está en nuestras manos. Todos tenemos la capacidad de alcanzar nuestros sueños (que sean realistas y realizables, claro… si yo quisiera alcanzar el top 1 del tenis mundial sería un iluso… jejeje).

A día de hoy, cuando hago mis conciertos, no sólo no lo paso mal, sino que disfruto enormemente. Llego a estar tan conectado que incluso olvido dónde estoy y que estoy en pleno concierto. Con el billar, aunque aún no soy campeón del mundo (jajaja), cuando compito, no me sudan las manos, no se me acelera el corazón, no me pongo nervioso. Disfruto jugando y eso no tiene precio.

Infinitas gracias Héctor. Gracias a tu ayuda mi vida ha cambiado positivamente. Amor incondicional :)"

 

Laura González Pérez

"Sin duda, ¡¡el mejor!!

Estuve yendo a su despacho casi un año entero, y aunque decidiera seguir mi camino sola estos últimos meses para probarme a mí misma, su ayuda siempre ha seguido ahí, de hecho, siempre me ha hecho falta algún consejo, alguna palabra y ahí ha seguido, así que antes que profesional es sobre todo humano.

Podría escribir un libro y aún no podría transmitir todo lo que a mí me ha aportado y ayudado.

Lo resumiría en:

Yo no soy la que era, ¡¡ ni por asomo !! ni mis pensamientos, ni mi forma de ver las cosas, ni mi forma de actuar, ni la forma de ver a las personas y ni muchísimo menos la forma de ver la vida. No entendía qué era el mundo del Coaching, ahora si pudiera y tuviera voz suficiente, gritaría a los cuatro vientos a todo el mundo que lo desconoce, lo que es y lo que le puede ayudar a cada persona.

Llegué al despacho con una pequeña gran depresión, sin ganas de nada, pesimista y super negativa con todo, y a las pocas semanas después de un tú a tú, de un entendimiento, trabajo, comprensión, ayuda, apoyo, empecé a salir de allí queriéndome comer el mundo, a la vida misma y a mis sueños, de querer avanzar cada día un poco más, de aprender, arrepintiéndome del tiempo tan valioso que había perdido en todos los sentidos, lamentándome. Porque la única “persona” que nos va a acompañar el resto de nuestros días, somos nosotros mismos, si no nos cuidamos, la vida tampoco lo hará... Tendemos a acomodarnos, a pensar en “ya me esforcé, ahora ya puedo descansar”, ¡¡ NO !! si la vida no se detiene y no se acomoda, nosotros no debemos hacerlo tampoco.

Es fascinante y tranquilizador tener ideas en la cabeza y no saber dónde colocarlas o simplemente no saber cómo usarlas y que haya un profesional que sepa cómo, pues personalmente, no tiene precio. Me ayudó a ver las cosas desde otro punto de vista, muchísimo más interesante, a ver la infinidad de detalles que te da la vida para que hagas las cosas bien, y puedas conseguir todo lo que te propongas. Sobretodo a ver esos detalles que se nos pueden escapar a las personas que desconocemos este mundo del coaching y que nos pueden parecer tan normales.

Que no hay nada más soberanamente inteligente y fascinante que la VIDA misma, que tenemos que estar diariamente agradecidos por VIVIR y que simplemente hay que hacer siempre las cosas bien. Algo que siempre le decía “ojalá pudiera llevarte en una mochila siempre, para poder darme cuenta de todas las cosas que tú ves”.

Estas son sólo unas milésimas pinceladas de cómo piensa mi mente después de su ayuda. Harían falta más profesionales como él, y que la gente conociera más este mundo del Coaching, seguramente y dudo que me equivoque, nos iría mejor, ya sea en lo personal, profesional o deportivo.

Aprovecho desde aquí para darte una vez más, mil gracias Héctor.

¡¡ Un abrazo fuerte !! "

 

Iván de Benito

Consultor y Emprendedor en Internet

Empecé con Héctor por una insatisfacción a nivel laboral y a nivel personal. Algo en mi interior me decía que tenía el talento y las capacidades para llevar la vida que quisiera... y sin embargo los resultados que obtenía parecían decir lo contrario. Con lo cual estaba claro que había “algo” que estaba alejándome de esa vida ideal. Y ese “algo” fue lo que fui a buscar.

Hoy puedo decir que conocer a Héctor ha sido un paso importantísimo y una de las experiencias más gratificantes que he vivido en toda mi vida.

He descubierto y experimentado por mí mismo tantas cosas... que uno es el propio director de su vida, que el potencial del ser humano es infinito y que el A-M-O-R es lo que verdaderamente mueve el mundo.

Aprendí con su gran ayuda que se trata de buscar los obstáculos que te separan de esa vida ideal para poder apartarlos con firmeza, y que potenciando las cualidades innatas que el SER ya posee podemos lograr casi cualquier cosa que nos propongamos.

Hoy puedo decir que dispongo de muchísimas herramientas para seguir trabajándome y ser cada día mejor persona, mejor amigo, mejor empresario, mejor pareja,... que es de lo que verdaderamente trata la vida.

Muchas gracias por todo Héctor. Seguiré “cumpliendo con mi oficio, piedra a piedra, pluma a pluma, pasa el invierno y deja sitios abandonados, habitaciones muertas: yo trabajo y trabajo, debo sustituir tantos olvidos, llenar de pan las tinieblas, fundar otra vez la esperanza” * (Pablo Neruda, A mis obligaciones)

Iván de Benito